Justificación

Las polis griegas surgen en la Edad Oscura como resultado de un proceso de agrupación de núcleos poblacionales independiente a los que también pertenecía un núcleo rural. Con el tiempo, estos núcleos, constituidos como ciudades-estado independientes, constituyeron el marco esencial donde se desarrolló y expandió la civilización griega.
Polis como Micenas, Corinto, Pilos, Olimpia, Esparta o la propia Atenas son ejemplo evidente de que estas ciudades-estados fueron capaces de constituir la primera gran civilización de Occidente y sentar las bases de lo que hoy en día es la Europa moderna.
Pero una de los puntos urbanos característicos de las polis griegas fueron las acrópolis, ciudadelas fortificadas construidas sobre la cima de las colinas que albergaban los edificios políticos, económicos y religiosos y, además, servían para resguardarse en caso de guerra.

Dado lo llamativo de estas ciudadelas y su importancia para la historia del pueblo griego, nos hemos decantado este año por un estudio más profundo sobre las acrópolis, recopilando información que nos ha servido para los estudios y trabajos posteriores.
A partir del tema sobre Mitología estudiado en clase, hemos comprendido por qué los griegos crean estas historias, en qué momento de la historia surgen, qué sentido tienen, quiénes las protagonizan y qué repercusión llegan a alcanzar en los siglos posteriores.
La elección del mito se debe a su importancia para la historia de las polis griegas, a que da pie a explicar la diferencia entre realidad y ficción, a que interviene el panteón olímpico entero, a lo actual que resulta a los alumnos debido a la gran cantidad de películas y documentales que tratan el tema y a que invita a hablar de historia, religión, geografía, literatura, arte, sociedad, …

Una vez elegido el tema, lo siguiente era ver cómo representarlo y, tras haber visto diversas opciones, optamos por tres: el blog de aula, un vídeo explicativo en nuestro canal de Youtube y la recreación de la Acrópolis de Atenas expuesta en la entrada del colegio, una  actividad manual que ofrecía la posibilidad de ser atractiva, vistosa, entretenida y lúdica y que nos ayudaría a conseguir diferentes objetivos:
· Conocer la división de las polis griegas.
· Valorar y reconocer la importancia de las acrópolis en el mundo griego en general y en Atenas en particular.
· Conocer los principales acrópolis griegas.
· Ubicar el surgimiento de las acrópolis en un punto preciso del tiempo.
· Conocer los diferentes edificios que componían la Acrópolis de Atenas.
· Desarrollar competencias esenciales como la creatividad, la originalidad, la psicomotricidad fina, la estética y el humanismo.
· Potenciar el valor didáctico del trabajo cooperativo, la expresión artística, estética y cultural.

La orientación investigadora implica una actividad planificada por el alumno y un control consciente de la aplicación de la estrategia atendiendo a cuatro fases:
· Fijar metas. En nuestro caso, conocer qué queremos aprender y contar y qué dificultades nos vamos a encontrar en el proceso, valorando si son de fácil y pronta resolución dentro del aula.
· Elegir una secuencia de acción. Radica en decidir qué información es necesaria y cómo se va a ser posible ser visibilizada por parte de la comunidad educativa y virtual.
· Aplicar la secuencia de acción. Consiste en buscar patrones, fotos y moldes con los que poder reconstruir cada edificio.
· Evaluar el logro de metas. Una vez acabado el taller (blog, vídeo en Youtube y exposición), se evalúan los resultados obtenidos, se analiza el interés de los alumnos participantes, la opinión de padres, profesores, alumnos y visitantes del blog y del canal de Youtube.

El procedimiento de investigación de este trabajo se estructura en cinco fases:
· Adquirir información a través de la lectura de los libros, los manuales, páginas webs y blogs consultados, ya que sus conocimientos no eran del todo completos.

· Interpretar la información consultada para poder discernir su viabilidad del proyecto.
· Analizar los datos obtenidos y determinar cómo representar a cada personaje ciñéndonos a un presupuesto limitado.
· Comprender la importancia de lo investigado con el fin de ajustarnos a los objetivos del proyecto.
· Comunicar de forma clara, precisa y concisa toda la información adquirida, interpretada, analizada y comprendida.

El proyecto se ha asentado sobre tres pilares principales básicos del aprendizaje cooperativo:
· Interdependencia positiva. El hecho de que cada alumno se responsabilice de una parte del proyecto, propicia que el trabajo de uno sirva como complemento para el de los otros.
· Compromiso individual. Ha sido crucial, ya que cada trabajo individual ha hecho a cada alumno responsable único de su parte, sabedor de que es parte activa del proyecto general.
· Fortalecer las habilidades sociales. La comunicación entre ellos como método de trabajo ha sido de apoyo como punto de partida para la coordinación, distribución y presentación del proyecto, ya que el hecho de escuchar las opiniones y reflexionar sobre el trabajo de los compañeros los ha educado en la tolerancia y en el respeto por lo ajeno.