AEPC 2018: La Acrópolis de Atenas

LA ACRÓPOLIS DE ATENAS. FUENTE DE INVESTIGACIÓN Y CREATIVIDAD

El patrimonio es la herencia que hemos recibido del pasado y que contribuye a formar la identidad de un pueblo.
Todas las sociedades antiguas erigieron grandes e importantísimas construcciones con las que mostraban su poder ante otros pueblos, daban gloria y honor a sus dioses y manifestaban su concepción del arte y de la estética. Pero con el paso de los siglos y la caída o el desarrollo de estas culturas, estos monumentos dejaron de tener la funcionalidad para la que fueron creados y hoy en día son el reclamo turístico de los países donde se encuentran.
Dentro de estos grandes monumentos, la Acrópolis de Atenas es quizás el ejemplo más popular de Europa y es el símbolo más conocido de la cultura griega, la cultura que sentó los pilares sobre los que se sustenta hoy en día la Europa moderna.

El trabajo que hemos realizado de cara a este Año Europeo de Patrimonio Cultural 2018 es un amplio estudio sobre la Acrópolis de Atenas.

En primer lugar hemos estudiado el origen y la funcionalidad de las acrópolis griegas, construidas primero como sistemas de defensa, aunque luego se les dio fines políticos o religiosos.



En una segunda parte del trabajo, hemos estudiado la acrópolis de Atenas en concreto: su construcción, su evolución a lo largo de los siglos y todos los edificios albergados en ella, tanto de culto como de servicio.



La tercera parte la hemos dedicado a la rehabilitación y la conservación que se hizo de ella a partir de 1832, liberándola de todos los elementos no originales, restaurando las partes más erosionadas y creando museos donde proteger algunas piezas. También hemos reservado un apartado a estudiar su impacto económico, urbanístico y demográfico sobre Atenas.




Y resultaba imposible acabar este trabajo sin echar mano de nuestra faceta más creativa: la creación de una maqueta de la Acrópolis de Atenas de 1,15m de ancho por 2,80m de largo y hecha con cartón pluma, espigas de madera y otros materiales de papelería.




Después de haber hecho este trabajo estamos seguros de que, si algún día visitamos Atenas y subimos a la Acrópolis, conoceremos su verdadera historia, seremos conscientes de lo que cuesta restaurarla y mantenerla y, sobre todo, seremos capaces de mirarla y saber cómo fue originariamente un monumento de la Unión Europea que en 1987 fue considerado Patrimonio de la Humanidad.


Puedes escuchar el resumen en este vídeo: