Las ciudades romanas

Una ciudad romana constituye un espacio urbano casi perfecto en el que vivir, dotado de todo tipo de servicios públicos y avances que aseguraban la calidad de vida de sus habitantes.
Estructurada en torno a dos calles principales (cardo y decumano), las ciudades romanas se ubicaron en enclaves perfectamente estudiados por los ingenieros romanos: se tenía en cuenta la orientación de los vientos, la posición con respecto al sol y, sobre todo, la existencia de manantiales que abasteciesen de forma continua agua de gran calidad a las fuentes públicas, a las termas y a los ciudadanos ricos.

¿Quieres saber más? Nosotros te lo contamos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario